611 450 151

Blog / ¿Cuándo debo ponerme frío y cuándo calor?

Autor: Pablo Ignacio Deramond Rodríguez

Fecha:12.05.2015  1193  1

¿Cuándo debo ponerme frío y cuándo calor?

El uso del frío y el calor es una herramienta importante a la hora de minimizar las consecuencias de una lesión o una disfunción. Es algo accesible a todo el mundo y por ello su uso es muy habitual, pero muchas veces no lo hacemos del modo correcto.

Efectos del frío


La aplicación de frío (crioterapia) tiene efectos de vasoconstricción local, es decir, que disminuye el aporte de sangre a la zona donde dirigimos el frío. Además de este efecto también tiene propiedades analgésicas, y nos ayuda a mitigar el dolor. Por otro lado, si nuestro cuerpo siente un frío intenso en una misma zona, por ejemplo un tobillo, durante más de 20 minutos, nuestro sistema nervioso entiende que podría congelarse, y tiene lugar el efecto contrario al anterior, una vasodilatación reactiva muy potente que hace que llegue mucha sangre de golpe.


Efectos del calor


En el caso de aplicar calor el efecto que conseguimos en nuestro cuerpo es una vasodilatación, que nos ayuda a llevar sangre a la zona. La vasodilatación es un buen modo de relajar la musculatura, y por ello lo usaremos al notar la musculatura sobrecargada, siempre y cuando no identifiquemos claramente el momento o el gesto en el que empezó el dolor. Si es así estamos ante un dolor traumático aun si no nos hemos dado un golpe (como cuando cogemos un objeto y sentimos un dolor repentino en las lumbares).


Modos de aplicación:


Todos los efectos que se describen aquí responden siempre a aplicación local, es decir, en una zona concreta y no muy amplia del cuerpo. Esta aplicación puede ser una toalla humedecida en agua caliente, con una bolsa de guisantes congelados, con un poco de hielo, metiendo una mano o un pie en agua fría o caliente, etc.
Estos efectos no son los mismos que los que conseguimos al aplicar el mismo estímulo frío o caliente a todo el cuerpo. Ya sea metiéndonos en una piscina fría, en una bañera caliente o en aguas termales, entrar en una sauna, o cualquier otro modo de dar una sensación en todo el cuerpo al mismo tiempo.


Cuánto tiempo:


Menos de 5´no tiene ningún efecto, ni frío ni calor.
Entre 5´y 15´ obtenemos una vasoconstricción aplicando frío y una vaso dilatación aplicando calor.
Más de 20´ provocamos una potente vasodilatación reactiva aplicando frío. En caso de aplicar calor dejará de tener el efecto terapéutico deseado porque el cuerpo deja de dilatar los vasos, sin embargo la exposición a calor local prolongada puede dañar los vasos linfáticos.
Mención aparte merecen los baños de contraste, dado que sus tiempos son diferentes. Se trata de sumergir un miembro (no es suficiente con dejarle caer agua por encima ni cambiar de una bolsa fría a una caliente) en agua fría y agua caliente intermitentemente. El efecto que conseguimos es de un bombeo de sangre potente. La consigna es cambiar cada 3´, y empezar y terminar por frío. Entre 3 y 4 aplicaciones de frío y 2 ó 3 de calor.


Frío - Calor - Frío - Calor - Frío


Como ya hemos comentado, el efecto terapéutico viene dado por la reacción que tiene nuestro cuerpo ante el estímulo. Si nos ponemos hielo cada 30min nuestro cuerpo interpretará que ese frío es el mismo que el de hace un rato, y no generará una reacción de respuesta. Para evitar que pase esto, tanto al aplicarnos frío como al aplicar calor, debemos esperar un mínimo de 2h entre aplicación y aplicación. Como mínimo hacerlo un par de veces al día, aunque es más recomendable, si disponemos de tiempo, hacerlo entre 3 y 4 veces por día.


Si el origen del dolor es una contunsión


0-48h:frío 
48-72h:nada 
más de 72h:calor/contrastes/frío más de 20 minutos


Si el origen del dolor es dolor muscular no traumático


0-48h:calor/contrastes 
48-72h:calor/contrastes 
más de 72h:calor/contrastes


Si el origen del dolor es dolor muscular traumático


0-48h:frío 
48-72h:nada 
más de 72h:calor/contrastes/frío más de 20 minutos


Consideraciones antes de la aplicación:


Para aplicar frío o calor lo más aconsejable son las bolsas de frío/calor que puedes conseguir en una farmacia o en una ortopedia. Su temperatura de congelación es muy baja y al no congelarse se adapta mejor a los relieves del cuerpo. 
Debes interponer una tela fina entre el hielo o el calor y la piel, para evitar quemaduras. 
Para los baños de contraste no es necesario pasar de agua a 50ºC a agua a 1ºC. Basta con contar con dos recipientes, uno con el agua más caliente con la que seas capaz de ducharte, y otra con agua a temperatura ambiente. La diferencia de grados es más que suficiente para obtener la respuesta que buscamos.

Por último recomendar que antes de tomar decisiones erróneas acudamos a un profesional sanitario de confianza para exponerles nuestro caso y que revise bien las causas y trace un plan de tratamiento, ya que desgraciadamente no todo se arregla aplicando frío y calor.

Tus datos no serán publicados. Ver pol&íacute;tica de privacidad. Campos marcados con asterisco obligatorios*

En cumplimiento de lo que se dispone en el art&íacute;culo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, Fisioatr&íacute;a.es, le informa que los datos de carácter personal que nos proporcione rellenando el formulario de registro que aparece en esta página se recogerán en ficheros cuyo responsable es Fisioatr&íacute;a.es

La recogida y tratamiento de los datos personales tiene como únicas finalidades gestionar las consultas que, en su caso, el Usuario realice a Pablo Ignacio Deramond Rodr&íacute;guez a través del Sitio Web, controlar el cumplimiento del Usuario de estas condiciones de uso del Sitio Fisioatr&íacute;a.es y cumplir nuestras obligaciones legales.

El hecho que no introduzca los datos de carácter personal que aparecen en el formulario de inscripción como obligatorios podrá tener como consecuencia que Pablo Ignacio Deramond Rodr&íacute;guez no pueda atender su solicitud. Asimismo, reconoce que la información y los datos personales recogidos son exactos y veraces. Por tal razón le pedimos que comunique inmediatamente cualquier modificación de sus datos de carácter personal para que la información que contienen nuestros ficheros esté siempre actualizada y no contenga errores.

Podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición al tratamiento de sus datos personales, en los términos y en las condiciones previstos en la LOPD dirigiéndote a la dirección de la sede social, situada en Monasterio de Montesclaros nº9, Portal D, 1º8, Madrid


 

Autor: Pablo Ignacio Deramond Rodríguez

Fecha: 12.05.2015  1193  1

¿Cuándo debo ponerme frío y cuándo calor?

El uso del frío y el calor es una herramienta importante a la hora de minimizar las consecuencias de una lesión o una disfunción. Es algo accesible a todo el mundo y por ello su uso es muy habitual, pero muchas veces no lo hacemos del modo correcto.

Leer más
Autor: Pablo Ignacio Deramond Rodríguez

Fecha: 12.05.2015  902  1

Bienvenidos al Blog de Fisioatría

Este blog pretende ser un espacio en el que tanto pacientes que trabajen en el sector de la salud, como aquellos pertenecientes a otros sectores, puedan encontrar respuestas sencillas sobre a temas de interés popular y que no siempre tenemos claros.

Leer más